Salvador Cidras – Autor

SALVADOR CIDRAS

Uno de los nuevos artistas más discutidos para su peculiar concepción de la expresión artística, elimina por completo cualquier manera tradicional de ejecución. Poco después de que superara veinte años obtuvo una beca para estudiar en la creación de la Asociación de Artistas de Pontevedra. E inmediatamente destacado en diversos concursos como Arte Joven de Galicia, y la duodécima edición de la Bienal de Pontevedra, para saltar el taller de Colonia, Alemania, e Irlanda, con una beca Erasmus. Fue el primer premio en el concurso de Malvar de Compostela, en 1995, en el condado en Cambre y artes plásticas Díaz Pardo, patrocinado por el Ayuntamiento de La Coruña. Comenzó a exponerse colectivamente en 1991 y participó con éxito en varias ediciones de la exposición de la Unión Fenosa. Su obra ha sido expuesta en varias ciudades de España, fue adquirida para las colecciones de prestigio, incluyendo Coca-Cola, con una exposición itinerante que recorrió varias ciudades. Aunque principalmente se dedicó a la expresión en dos dimensiones, también se cultiva en la escultura, en un mundo de consejos sorprendentes que tiene sus raíces en el surrealismo, y en lo ordinario hasta que rechaza hábilmente combinada, la ansiedad y el sorprender al espectador. Más de la propia pintura, la obra de Salvador de la sidra y la sugestión, la reflexión, el presumir inventivo. Es muy común en la situación inesperada, que la planta causara  tiras paralelas o fragmento de un plan urbano, que se aplica un relieve simulado, de manera que se convierte en un objeto inusual. Por lo tanto, insiste en que tiene raíces en especial el surrealismo, con enfoques de Picabia y Man Ray, sin Dali o Ernst, mucho más elaborada y barroquista. No es un sueño de raíz surrealista o más ortodoxo, pero si anti convencional. En principio, no es fácil aceptar que estos ejercicios son una expresión artística tan inesperada. Sin embargo, constituyen un mundo en sí mismo como una síntesis de una cultura muy actual y futura, incluso, en el que la vida cotidiana se pasa de la reflexión.

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *